• Un votante del PP - Imagen extraída de las redes sociales. El otro día me enzarcé con un votante tradicional del PP que enarbolaba la acostumbrada mentira cavernaria de que ...
    Hace 2 meses

sábado, 26 de septiembre de 2009

El ojo que todo lo ve y la justicia ciega.


PRIMER JUICIO DE LA HUMANIDAD CONTRA DIOS.

Se juzga por los cargos de posesión y uso de armas de extinción masiva.

Habida cuenta que el acusado no se ha presentado a las audiencias previas a este juicio ni ha respondido a los requerimientos dados por este tribunal. Se procede a seguir con los autos dando al susodicho como declarado en rebeldía.

Se inician pues los procedimientos inculpatorios por los delitos de posesión y uso de armas de extinción masiva en base a las pruebas documentales presentadas por la acusación y basadas en el panfleto publicitario usado por sus seguidores y conocido por los nombres de Torá, Biblia y Antiguo Testamento, entre otros. Se han analizado, para el proceso que ahora nos afecta, los capítulos relativos a la desaparición de las ciudades de Sodoma y Gomorra y a los concernientes al poco claro suceso del Diluvio Universal.

En referencia a estos cargos se solicita a las partes que presenten sus testimonios, previos al juicio, antes del día 30. Así mismo se recuerda la necesidad de aportar cualquier prueba que se considere de interés, antes de esa fecha, para permitir el estudio de las mismas por la parte contraria, con la antelación suficiente, es decir, 24 horas antes de la ejecución de los autos. También se advierte que la presentación de nuevas pruebas durante el proceso quedará limitada a la normativa del tribunal.

Sin más preámbulos se cita a las partes para el día 1 en este juzgado con el fin de escuchar las anotaciones previas de las partes.

El Presidente del tribunal de justicia del mundo libre de dogmas.

Intermundo a 18 de octubre de 2007.


jueves, 17 de septiembre de 2009

¿A qué huele el amor?


Imagen tomada de flikr.



¿A qué huele el amor?

Eso depende de la edad,

de la vida,

del corazón.

Primero el aroma dulce y suave

del abrazo de una madre

y el rancio traje de un abuelo

que juega en el suelo con su nieto.

Después a una mañana

de soleado domingo.

Pero al crecer empiezan los cambios

y el amor es mojado

como la tierra en el mes de abril.

Y al crecer más,

cuando se encienden los fuegos del cuerpo,

huele al atardecer, frente al mar,

de finales de agosto.

Y en la madurez

el suave crepitar del hogar

en invierno.

Incluso, hacia el final,

huele a un ramo de flores frescas

en el cementerio.

Muchos y ninguno

del amor son sus aromas,

depende de cada cual,

depende de la edad,

depende... del primer beso

y también del último.

Pero, ante todo,

hay que estar vivo.

sábado, 29 de agosto de 2009

Entre dos calles


Entre la calle del corazón y la avenida de la mente están pasando muchas cosas en los últimos días. Son dos calles paralelas que sólo en la ciudad de los sueños pueden cruzarse y dar rienda suelta a fenómenos muy curiosos.

Del corazón parten las mejores amistades, también esos monstruos ignotos que amenazan con comerme en las horas de los semáforos en verde. Por su parte, la avenida de la mente es un paseo concurrido donde reina el caos buscando alguna forma de orden. Sin lugar a dudas, lejos de la vigilia, todo termina por encajar en la amplia avenida, todo menos lo que rodea el cruce con la calle del corazón. Allí no hay razonamiento humano que pueda ordenar el galimatías que cada noche se organiza. Sin embargo esta noche ha sido la peor cuando todos los camiones de carga que circulan por la avenida han tenido que detenerse. El cruce se ha cubierto de flores olorosas hasta una altura de dos metros. Cuando por fin desperté mi cabeza estaba embotada como si no hubiese podido descansar. Después giré mi cabeza hacia el otro lado de la cama y allí estaba ella, dando sentido, con su aroma sensual, a toda una vida. Me acurruqué entre sus sueños y di paso a los camiones... por la avenida del corazón.

domingo, 23 de agosto de 2009

QUE SE MUERAN LOS FEOS

Fue una buena idea bajar a la cala en plena luna llena y nadar de noche sólo por verla a ella. Perlas de luna bailaban en su espalda y mi boca sellada era incapaz de decirle cuánto me gustaba. Enrollaba sensualmente su pelo para escurrir el agua y no hubiese dudado en beberme cada gota para tener algo de ella.

“Ve y díselo”, me gritaba algo dentro de mí. Sin embargo me quedaba nadando en el agua con los demás. Si hubiese salido no me hubiera quedado más remedio que enfrentarme a la victoria o al fracaso y ya nunca más hubiese podido disfrutar de esa morbosa incertidumbre.

Entonces la música que sonaba en mi cabeza, como banda sonora, se apagó de golpe. Ricardo, el feo y chistoso del grupo, había salido del agua para compartir un pitillo con ella y los dos se marchaban a un rincón recogido entre las rocas.

Así fue como comprendí que las cosas no se pueden dejar para mañana y cuan peligrosos son los feos.

domingo, 16 de agosto de 2009

¿Constituye el movimiento BLOG la literatura del siglo XXI?

¿Constituye el movimiento BLOG la literatura del siglo XXI?

votos

porcentaje

16

47

NO

5

14

Tal vez

1

2

Depende del Blog

12

35

Total

34






Estos fueron los resultados de la última encuesta. No es que sean muy fiables pues me consta que la mayoría de votantes son usuarios del mundo BLOG y, además, aficionados a leer y escribir. Pero teniendo en cuanta las características de este universo sí que podemos extraer una conclusión lógica: hay una voluntad literaria en la web y esto no debe obviarse.

No sé si realmente es el fenómeno BLOG la literatura del siglo XXI, pero estoy totalmente convencido de que la web esconde más literatura de la que son capaces de publicar las grandes editoriales.

lunes, 27 de julio de 2009

Tres tipos con clase (VII)



Como alimentar a Santa era algo carillo, una vez ubicados en el nuevo local, pidieron una botella de ponche de Jerez y dos vasos. Para Baltasar que seguía en estado casi catatónico por efecto de los calmantes, el batido de chocolate que le pusieron podía durar toda la noche.

--Si no teníamos bastante con nuestros pecadillos habituales, ahora nos lanzamos al alcohol –dijo Papá Noel mientras echaba cuello abajo su tercera copa--.

--Después de todo vamos de paisano. Si nos acercáramos a aquellas bellas damas. Para hablar, claro está. No podrían reconocernos.

--Sí... para hablar... está claro. Pero resulta que yo ya tengo señora para hablar.

Baltasar hizo un ruidito que podía entenderse por una carcajada y un goterón de batido le saltó de la boca debido al bajo control muscular que tenía con el Valium. Sin embargo sus ojos empezaban a mostrar un cierto brillo de vida. Tragó con dificultad y asomándose a una sonrisa divertida dijo:

--Un yonqui y dos borrachos de putas ¿Quién dice que ya no existe la Navidad?

Sus compañeros no pudieron evitar romper a reír, sin poder evitar atraer todas las miradas. Sobre todo la brutal ordinariez de las carcajadas de Santa. Cuando empezaron a calmarse Gaspar miró a Baltasar y este con un gesto de aceptación se dirigió al gordinflón:

--Creo que te debo una disculpa.

--No te preocupes, me hago cargo de las circunstancias.

--Eso quiere decir que aceptas mis disculpas.

--Por supuesto.

La paz y la alegría se vio interrumpida por el personal de seguridad del local que, bastante fura de tiempo, vino a llamarles la atención.

--Disculpe oficial –se dirigió Gaspar con sorna al guarda de seguridad--, no nos habíamos percatado de que estábamos en una biblioteca. Cuando nos terminemos esta enciclopedia –señaló la botella de ponche-- nos marcharemos a un lugar más adecuado.

El guarda de seguridad se puso completamente rojo y agarró por la pechera a Gaspar dispuesto a agredirle.

--Muchachito –dijo Santa con suavidad--, que tu novia te haya planteado un ultimátum no es excusa para que cometas ahora un flagrante abuso de autoridad que a la postre te costará muy caro.

El segurata soltó al Mago para encararse a su gordo acompañante.

--Oiga viejo, ¿qué sabe usted de mí? y ¿por qué habla tan raro?

--Sé que si no dejaras tu ropa tirada por ahí y no fueras tan guarro, tu novia no se hubiera visto obligada a plantearse a abandonar al futuro padre de su hijo.

--¿Qué está diciendo? – Dijo el uniformado con enorme sorpresa--.

--Que está embarazada y no quiere que el padre sea incapaz de ser un buen ejemplo para la criatura. Mi consejo es que te comportes con ella y seas un buen padre.

Ante el estupor paralizante del muchacho, Baltasar se metió una mano en el bolsillo y le alargó un estuche.

--Dale esto y cumple con sus condiciones. Aún podéis ser muy felices.

El guarda de seguridad abrió el estuche y vio un sencillo anillo de pedida que, sin lugar a dudas, sería la admiración de cualquier muchacha casadera.

--Te quedan dos horas de trabajo –siguió Gaspar--, piensa en todo lo que tienes que hacer para convencerla y cuando mañana te mire con esos ojos de asentimiento que saben poner las mujeres, le pides en matrimonio. No podrá decir que no, pero tú tienes que estar a la altura en el futuro. ¡Se un buen marido y sobre todo, se un buen padre!

El guarda introdujo el estuche en un bolsillo, dio dos besos a cada uno de los tres compañeros de mesa y se retiró a un rincón. Con la música ambiental nadie escuchó la conversación, pero todo el mundo se quedo sorprendido ante el espectáculo que habían visto. El dueño del local salió para hablar con el guardia de seguridad, pensando que, tal vez, había sido sobornado.

Baltasar se dio cuenta y con una habilidad propia de una sombra, en dos zancadas suaves, se plantó entre los dos hombres. Nadie hubiera dicho que aún seguía algo aturdido por la ingesta de medio tubo de calmantes.

--¿Sucede algo, señores?

A pesar del tono servicial, la interrupción del enorme nubio sorprendió a ambos. Sorpresa no era la palabra, realmente les paralizó de pánico.

--No... no... –Logró tartamudear el dueño del local que ya no pensaba en un soborno sino que más bien pensaba en miembros del crimen organizado--.

--Pensé que tal vez le preocupaba el objeto que nuestro cliente se había olvidado en nuestra joyería y que adquirió la semana pasada.

“¡Qué bien!”, pensó Baltasar, “ahora también tenemos que añadir la mentira a nuestra suma de pecados”.

El dueño dejó de acosar al segurata en cuanto el nubio volvió a sentarse. Lo más triste para Baltasar fue soportar las palmaditas en la espalda de sus compañeros de mesa.

--Tres virtuosos en apuros –dijo Baltasar con cierto desánimo en la voz--.

--Tres tipos con clase, diría yo –añadió Papá Noel con su habitual jovialidad--. Por cierto, alguien va a seguir contándome vuestra historia. Tal vez así podamos recuperar a vuestro durmiente amigo.

--¿Durmiente? –Preguntó con estupor Gaspar--.

Mientras Gaspar era un hombre de ciencia pura y dura, Baltasar era más metafísico, por ello comprendió mejor las palabras de Santa. Es más, de los tres Reyes él era el único que comprendía la verdadera dimensión del término Magos, por eso siguió la corriente a Papá Noel.

--¿Dónde te dejó Gaspar?

--Cuando llegasteis al castillo de Herodes.

--Un momento –cortó Gaspar--. En menos de dos horas cerrarán este local y tampoco conviene que nadie nos oiga en un lugar en que ya nos hemos hecho ver demasiado. Tenemos una casa cerca de aquí, vayamos a hablar allí tranquilamente.

--¿Tenéis algo para comer?

Imagen tomada de la hemeroteca de La Vanguardia.

viernes, 24 de julio de 2009

Nunca despiertes


El futuro te espera agazapado en un móvil. Suena como una llamada normal y, sin embargo,va a cambiar tu vida.

--¡Señor Llinars!

--¿Sí?

Te lo cuentan y no puedes creerlo. Aún así, con los nervios a flor de piel, vas a casa, te vistes con la elegancia que la situación requiere y acudes al lugar indicado.

--¡Buenas tardes!

La secretaria te mira. Seguramente ha visto tus ojos rojos, pero no te dará ni un soplo en ellos. Se limitará a ofrecerte un asiento donde ni se ha preocupado en mirar que ya no queda ninguno libre.

Esperas lo que toca esperar y, sea mucho o poco, te parecerá una eternidad. Entre tanto queda algún asiento libre, pero prefieres seguir paseando arriba y abajo por el corto pasillo para compartir tus nervios con todos los presentes. Tampoco eso te tranquiliza, pero haces lo posible por creerlo así.

--¡Señor Narcís Llinars! –Dice mecánicamente la voz de la secretaria indicándote la puerta número cuatro y con una mirada de nada disimulado alivio por poder perderte de vista--.

Pasas al despacho indicado. Dos hombres y una mujer te miran con cierta curiosidad mientras te ofrecen un asiento. Ahora sí que aceptas el ofrecimiento, pero antes te aseguras que no esté ocupada por algún enanito casi invisible. Quedas ubicado en el momentáneamente tenso silencio de sus miradas. De los hombres una cara te es muy conocida, pero habla el otro:

--¿Puede contarnos un chiste?

--Van dos en una moto y se cae el del centro por la ventanilla trasera.

Silencio. Tenso silencio. Pero no se miran entre sí, sólo te miran a ti.

--¿Y una anécdota real? –Pregunta ahora la mujer--.

--La última vez que acudí a buscar empleo el señor que me entrevistaba me siguió hasta la puerta del ascensor rogándome que me quedara y mejorando las condiciones a cada paso.

--¡Cielos! ¿Tan bueno es usted? –Sonrió ella--.

--¡No! Lo que sucede es que nadie me había advertido que el empleo era para ejercer como representante de una funeraria.

Por fin habló la cara conocida. La voz impresionante, cavernosa y profunda, sin quererlo, me obligó a concentrarme en sus matices sin escuchar lo que realmente me estaba diciendo.

--...le pregunto que qué experiencia tiene.

--¡Ninguna! – Contesto aturdido--.

El señor Luís del Olmo se ríe con ganas. Sus compañeros mantienen una sonrisa de complicidad. Me imagino que he fracasado y estoy dispuesto para levantarme, pero Don Luís se me adelanta y alargándome su mano dice:

--Señor Narcís, le dejo con mi productora. Ella le explicará los detalles. Me encantaron sus textos en ese blog tan heterogéneo que tiene y necesito un guionista como usted para animar un poquito este cementerio.

Estoy soñando. La productora me ofrece unas buenas condiciones. Pero, como digo, estoy soñando y ahora le toca sonar al despertador y no me quiero despertar.

¿Adivinan qué voz suena en el radio despertador?...

Imagen tomada de www.leomessifans.com

lunes, 1 de junio de 2009

Sobre gustos...


 “Sobre gustos no hay disputas”... ¡Y una mierda!

Perdonadme la grosería, pero es que a pesar de la machacante frase que escuchamos a todas horas, la mayoría de las disputas suceden por eso, por las diferencias en los gustos.

Esta misma duda se la manifesté hace más de veinte años a uno de ms profesores de filosofía y él me contestó que la frase era cierta, que las disputas no eran por los diferentes gustos sino por las descortesías con que algunos los manifestaban. Y le creí. Inocente de mí, le creí.

Cuando uno lleva en el alma los colores del Barça o del Madrí es muy difícil sentir admiración por el rival. Si eres un enamorado del fútbol puedes sentir admiración por un equipo intermedio como el Atlético de Madrid o el Español si lo hiciesen tan bien, pero por el eterno rival sólo puedes sentir envidia y embestir como un Miura cuando te provocan. Fútbol es fútbol... y te aguantas, porque después de todo eres un ser civilizado (o no).

No es fácil y la vena grosera sale con facilidad a la mínima ofensa. Los aficionados al deporte rey hace mucho que lo sabemos y cuidamos mucho, con nuestros amigos del equipo rival, destruir una buena amistad. Porque más allá del balón podemos ser grandes amigos y compartir muchos gustos e ideales. Así que a pesar de la mala fama de que gozamos los aficionados al fútbol sabemos mucho de reglas de cortesía y de reprimir nuestros más bajos instintos ¡Ojala pudiera decirse lo mismo de la literatura!

Hace unos cuatro años participé en un foro bajo el tema “obras literarias sobrevaloradas” donde el ensañamiento y la inquina se repartían por doquier y, a pesar de estar entre amigos de las letras, de la cultura y de... la educación, expresiones como “es una mierda”, “literatura para tontos y borregos”, “obra apestosa”, “petulancia supina”  e incluso groserías irrepetibles, se contagiaban de intervención en intervención. Lo que más me sorprendió fue que los más groseros, intolerantes  e irrespetuosos eran los que pretendían defender a los autores más “puramente literarios”.

Desde entonces he surcado foros, web’s y blog’s a lo ancho y largo de Internet y, aunque sin la saña de aquella vez, la historia se ha repetido por doquier. Puede que esto huela a prejuicio, pero puedo asegurar, con una probabilidad del 99%, que aquellos que van a contar excelencias del “Ulises” de Joyce (que personalmente a mí me pareció un tostonazo que... “sólo por orgullo me acabé”), van a terminar diciendo auténticas barbaridades de libros como “Ebano” de Alberto Vázquez Figueroa (uno de mis autores favoritos), de “Alatriste” o incluso de “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Individuos que no dudan en defecar sobre las obras de los literatos de la plebe, de aquellos que han sabido contactar con los lectores a través de los innombrables (para ellos) best-sellers. Señores (por decir algo) que encumbran a algún ídolo como Cortázar, Marquez o (y este me resulta muy divertido por un artículo que publiqué hace un par de años) Rimbaud.

En literatura podemos ser elitistas o ser populistas, pero preferimos ser descorteses y terminar discutiendo por nuestros gustos. El populista, salvo el cateto, no plantea ningún problema, lee lo que le gusta y desecha sin acritud lo que no le complace. Pero los elitistas, a pesar de no mantener la pureza de leer las obras en su lengua original, denostan todo aquello que no se ajusta a sus principios y juicios previamente establecidos.

¡Entre gustos sí hay disputas!

¡Viva Marcial Lafuente Estefanía!

 

La imagen ha sido tomada de una web de subastas, por cierto el objeto, que como puede verse estaba bastante ajado, alcanzó los 0.36€, más gastos de envío, cuando su precio original era 10 pesetas. Juzguen ustedes mismos.

 

sábado, 25 de abril de 2009

TRES TIPOS CON CLASE (VI)

 Imagen tomada de www.reyesmagos.com

Capítulo 6.

 

Papá Noel era insaciable a la hora de llenar su estómago, sin embargo, dado que no se encontraba en su ambiente, se moderó un poquito y tardó más de tres horas en acabar con las existencias de comida de aquel local.

La espera fue larga y la última media hora, sin posibilidad de ejercitar sus mandíbulas, aún lo fue más. Finalmente volvió Gaspar acompañado del enorme nubio que tenía por compañero. Afortunadamente no había ira en sus ojos, tampoco arrepentimiento. Lo cierto es que Baltasar debía estar todavía bajo los efectos de la fuerte medicación que le habían dado, porque tampoco se reflejaba la pena que había llevado a su anterior brote de ira.

Antes de sentarse, Gaspar miró en derredor, comprendiendo por los muchos signos indicativos tanto como por la expresión del camarero, que no quedaba ni una miga de pan para comer.

--¡Cielos, Santa! Con lo orondo que estás, pagar la tela de terciopelo para hacerte un nuevo traje resulta francamente caro, pero es una minucia frente al precio a pagar por mitigar tu gula.

--Gasto mucha energía.

Gaspar, casi entre carcajadas miro a su barriga y dijo:

--Ya se nota, ya.

Mientras daba como pago un fajo de billetes al camarero, se dirigió a sus dos acompañantes:

--Creo que tendremos que ir a cenar a otro lugar.

Baltasar levantó la mirada y hablo casi en tono de súplica:

--¿Y Melchor?

Santa cogió con delicadeza su mano derecha y Gaspar le abrazó, pero la mirada del nubio se perdía en un inexistente horizonte.

Cuando el momento de tensión paso, ya de camino a otro lugar donde tomar algo, Gaspar hizo una apreciación a Papá Noel:

--¿Cómo puedes ser santo y a un tiempo ser un ejemplo tan notorio de ese pecado capital que es la gula?

--Creo que cada uno de nosotros representa uno de esos pecados –contestó Santa como si hiciera una aportación científica--.

--¿Sí? –Dudó Gaspar--.

--Tú representas la lujuria. Es reconocido tu ir y venir por ciertos barrios de ciertas ciudades a lo largo de la historia. Cuando me contabas la historia has obviado a Davina y Drunila. Las supuestas criadas que, mientras tus tres compañeros pasaban la noche en vela buscando en los cielos, tú te las beneficiabas.

--¿Cómo…?

--Y Baltasar la ira –corto raudo Santa antes de que Gaspar preguntara nada inquietante--. Hasta su llanto resulta una amenaza si no se le infla de valium.

--¿Y Melchor? –Preguntó Gaspar con un cierto deje de molestia en la voz--.

--La pereza, aunque yo le hubiera llamado, más bien, la indolencia. Si mucho no me equivoco, su actual situación se debe a la dejadez total que se ha autoinfligido ante la situación. Se ha negado a luchar por lo que creía suyo y se ha ido anulando poco a poco hasta quedarse en nada.

--¡Qué bien! – Habló Baltasar aún aturdido por los fármacos—Quienes tienen que ser un valor para los niños resulta que no son más que el paradigma de los peores vicios y pecados de la humanidad.

--“Son” no, “somos”, Baltasar, “somos” – puntualizó Papá Noel--.

 

 

 

lunes, 13 de abril de 2009

El vampiro pragmático (capítulo 2º)


Dibujo de Luís Royo tomado de www.galeon.com/kalima/caravamp.jpg


No fue posible encontrar los capítulos perdidos, pero para que la serie no quede muerta en su inicio, he empezado a inventarlos de nuevo.

 

CAPÍTULO SEGUNDO

Franzbauer le estaba pasando la ropa de cama al muchacho mientras le explicaba que ahora tendría que acostumbrarse a dormir de día para aprovechar la noche trabajando. Que tendría que encontrar el modo de ganarse la vida así. Que mirara las ventajas antes que los problemas…

--¿Y cómo te llamas, muchacho?

--Gabriel Delanui.

--¡El ángel de la noche!... De nuit en francés.

--Pero sin la letra te.

--Como tampoco puedes tomar te…

--Pues me apetece uno.

--¿Te apetece? ¿Un vampiro no tiene apetito de cosas que no puede tomar? –La sospecha se dibujó en la cara del doctor-- ¿Cuántos días hace que te inoculó la condesa?

--Fue ayer –contestó Gabriel con toda normalidad--.

--¡Imbécil! El proceso de vampirización tarda entre cinco y siete semanas en completarse. Tú aún eres humano. Gilipollas, pero humano.

--¿Quiere eso decir que puedo salir a pleno sol?

--Quiere eso decir que hasta dentro de un par de semanas no notarás cambios. Aunque creo que tienes la piel ectópica, de lo contrario me hubiera dado cuenta enseguida de que no eres un vampiro aún. Así que con el sol cuidadín… aunque siempre fue así… ¿no?

--Bueno… --dudó Gabriel--.

--Dentro de un par de semanas tu sensibilidad aumentará. Exposiciones, cada vez más cortas, al astro rey, te provocarán reacciones alérgicas: picores, irritación, sarpullidos y, hacia el final, ulceraciones. Tienes un mes para adaptarte.

Si bien, al principio, Franzbauer parecía enfadado, ahora se notaba que estaba aliviado, incluso divertido por como habían ido las cosas. Pero el muchacho seguía preocupado.

--Los exámenes finales son dentro de dos meses y medio. Sigo necesitando su ayuda, doctor.

--¿Dos meses y medio? –El profesor meditó un instante antes de proseguir--. Somos vampiros y tenemos la eternidad por delante, pero dos meses siguen siendo mucho tiempo. Estudia. Y si Dios quiere…

--¿Dios?

--Ser un vampiro no impide ser creyente. Ya veo que estás lleno de prejuicios erróneos, chaval. Te va a tocar aprender muchas cosas, pero no te preocupes, que tiempo no te faltará.

 

domingo, 12 de abril de 2009

Ayer murió Corín Tellado.



Imagen tomada de la wikipedia.


Si en su día, con motivo de la reedición de sus obras, rendí homenaje a Marcial Lafuente, no podía ser menos con Corín Tellado. Quería hacer este homenaje hace ya algunos meses, sin embargo, a punto de cumplir su 82º aniversario, el pasado día 11, murió “La Reina de Corazones”.


Esta asturiana universal se lleva a la tumba el secreto de cómo escribir más que nadie estrujando los sentimientos, las pasiones y el deseo. En su haber queda el registro de poseer el Guinnes de haber publicado más novelas en lengua castellana y, sin lugar a dudas, también ostento el orgullo de ser la autora más censurada por la dictadura (hasta cuatro novelas rechazadas en un solo mes por los censores). Madre adoptiva de las actuales telenovelas. Merece el mérito de haber conseguido hacer leer a una enorme cantidad de población que, sin sus novelas, hubieran quedado absolutamente analfabetas (algo que ya comentamos de don Marcial).


Hasta aquí el recuerdo de esta gran señora y prometo publicar aquí, más adelante, una historia romántica como verdadero homenaje.


¡Hasta siempre!

sábado, 11 de abril de 2009

Ser hijo del mar.





Puedes pintar de azul

las olas rojas,

pero no sirve de nada

porque las olas no mienten

y terminan por arrojar

los abombados cadáveres

sobre las arenas de las playas.



No saben de diplomacia,

no saben de política,

no saben de palabras

y no mienten.

Las olas son olas

en el mar siempre.

No les puedes porfiar

negociar por tu vida.



El mar elige sus propios candidatos

para acompañarle para siempre.

Hombres con hambre

de agua y aventura.



El que con el mar se casa

lo hace hasta la muerte,

que marinos son maridos

de la espuma y el salitre

y los barcos que las agua surcan

sus anillos y grilletes.



--Hijo, con el mar no te cases

si amas el trigo

que las aguas saladas

envenenan los panes

y se llevan a tus hijos.



Y el marino que se enfada

y le contesta a su madre:



--No me hables mal del mar

que no sabes cómo sabe,

las olas son de nata

y sus senos dulces carnes.

Que el mar nos da la vida

aunque se cobre en lo que vale.

No me hables mal del mar

que el hacerlo es de cobardes.



--Vete al mar si quieres, hijo

que la sal está en tus venas,

pero dile a esa doncella

que me devuelva mi parte.

No queremos más olvido

sino un cuerpo al que llorarle.

viernes, 10 de abril de 2009

Javier Martínez






NOTA DEL AUTOR y avisos para barcos pesqueros y otros elementos de la flota de cabotaje. Agítese antes de usar que se asola en el cerebro.


El siguiente relato está tan plagado de palabras inventadas que aquellas cuyo significado resulte totalmente obvio no estarán entre comillas ni puestas en cursiva. En caso contrario tendríamos más comillas que texto o tantas cursivas que acabaríamos con las cervicales torcidas después de su lectura.


Disculpen las molestias y sigan atentos a sus pantallas.


¡Gracias!


*****************************************************


En mi juventud tenía un amigo y vecino muy inteligente. Se llamaba Javier, Javier Martínez. Pero tanto él como su familia padecían de “bastorrosis”. Aquella era una extraña afección que les obligaba a hablar en voz demasiado alta y con tono socarrón. Su lenguaje era, a menudo, deliberadamente soez, pero omitiendo las palabras más terribles por metáforas, comparaciones, símiles… que, una vez asimilados en tú cerebro, aún resultaban más brutales. Pero lo peor era cuando las personas, a las que dedicaban su pequeña opereta, no acababan de entender sus floridas expresiones, porque entonces no dudaban en explicarlo entre brutales carcajadas.


Un ejemplo. Cuando Javier se dirigía a hacer aguas mayores (cosa fácilmente identificable porque, dado su elevado nivel cultural, siempre portaba un libro con el grosor de la guía telefónica de Nueva York) lo advertía diciendo que se iba al Alcampo. Si al salir se le interpelaba por la significación de su anterior expresión decía:


--¿Tú a que vas al campo?


Un cerebro poco habituado a la fraseología de su familia contestaría con un interrogante en forma de pregunta oral o meramente de estupefacta expresión facial. Y Javier no dudaría en aclarar definitivamente:


--¡A cagar! ¡Al campo se va a cagar!


No crean que la bastorrosis era una afección exclusiva de mi amigo. Yo, que visitaba con cierta frecuencia su casa, sé que su madre, por aquel entonces, era capaz de bajarse las bragas “a peos”. Tal y como ella afirmaba sin rubor. Hoy eso sería del todo imposible debido a su avanzada edad y a su colon irritable. De hacerlo ahora, las bragas caerían a la primera con un fuerte chapoteo al impactar estas con el suelo.


Pero no vayan a pensarse, por lo dicho, que su madre era una güarra. Doña Leticia era de las personas más limpias que he conocido. Todo el día andaba con el trapo y el mocho en ristre. La casa de los Martínez brillaba como los chorros del oro y todo estaba siempre en perfecto orden. Si la señora Leticia hubiese sido una auténtica güarra jamás hubiese podido bajarse las bragas… Un caso aparte era Nemesio (obviemos lo de señor de la casa, o por lo menos lo de señor), él sí que era un cerdo. Dicen que fue el médico de Nemesio el que inventó el velcro después de ver el espectáculo, que le ofreció un día, para bajarse los calzoncillos. Al parecer se los cambiaba el día que estrenaba unos nuevos y no parecía ocurrir con demasiada frecuencia. Según los científicos, los pelos del culo se adherían a la película depositada sobre la prenda de forma similar a ese invento cuya patente era ahora propiedad de la NASA. Nemesio era la única persona capaz de llevar unos calzoncillos sin goma en la cintura y sin correr el riesgo de que se le fueran bajando. Posiblemente su médico hubiera podido hacerse millonario con los inventos que este hombre le sugería de no haber muerto prematuramente producto de una septicemia inversa. Según el patólogo, sufrió un inesperado aumento de su actividad inmunológica que acabó con todas las bacterias, después de eso ninguno de sus órganos internos fue capaz de realizar su actividad normal y murió. Y Javier quedó huérfano de padre, pero recupero el olfato, cosa que le es muy útil hoy ya que trabaja como perfumista.


Curiosamente hacía años que no sabía nada de Javier, pero hace un par de días me lo encontré en el Liceo. Quiero decir a la salida de este caduco mausoleo de la lírica, la música y la “patarrática”. Ambos fuimos expulsados a un tiempo, por la puerta trasera, porque alguien no soportaba nuestras críticas en voz alta a las supuestas bailarinas de ballet. No entiendo como el resto del público (cerca de diez personas) soportaban las ventosidades de aquella coreografía donde una morsa de cien kilos en canal eclipsaba a una anoréxica en pos de un extraño tipejo con rellenos en los calzoncillos y que se movía espasmódicamente, como si le hubieran metido una guindilla por el culo.


Yo había gritado que me devolvieran el dinero y mi amigo pidió que saliera el director… y su puta madre. A los que sacaron fue a nosotros dos y no nos devolvieron ni un euro. Pero como no hay mal que por bien no venga, nos fuimos a tomar unas birras a la Plaza Real y disfrutamos viendo como les birlaban las carteras y los móviles a una docena de guiris. No era muy edificante, pero como espectáculo era muy superior en calidad a la patarrática hortera que allí, en el Sacro Templo del smoking sin humo, les había dado por llamar ballet moderno. Si hubiese sido “La muerte del cisne” este se habría suicidado tras una galopante depresión.


En los entreactos de jarra a jarra, Javier me contó lo bien que le marchaba ahora su vida, pero ante todo eructamos mucho. En ese arte Javier sigue siendo el rey. Justo cuando nos echaron del último bar para cerrar, mi amigo logró un supereructo de ocho coma nueve en la escala Richter. Aún recuerdo como retumbó por toda la plaza y aledaños, enmudeciendo a los muchos locales y foráneos que aún conversaban por el lugar. El eco hizo parecer por un momento que una manada de alces se preparaban para aparearse en aquel lugar. Después se hizo el silencio. Fue aquel un momento mágico que se rompió por culpa de una petarda asomada a un balcón diciendo no sé qué de dormir.


Mi memoria me lleva directamente a dos horas después, sólo en el wáter de casa y echando la pota.


Que grandes amigos éramos Javier y yo.

miércoles, 8 de abril de 2009

RECIBIDO EL PREMIO “Olha que blog manheiro!”.


Parece que he estado ausente una infinidad de tiempo. Algunos problemas personales, que no vienen a cuento, me han impedido dar al blog la asiduidad que se merece. Bueno, tampoco ahora dispongo de demasiado de… ese tesoro, pero, aunque sea de vez en cuando, si podré dedicar unos minutos a este rincón de la red.

En resumen, que tengo un montón de deudas contraídas durante mi hibernación y aquí estoy para cumplir con mis deberes.

La primera de esas deudas es muy agradable y viene del día 28 de Febrero, cuando mi amigo, el insigne escritor Víctor Morata Cortado (http://mentecreativamente.blogspot.com/), tuvo a bien otorgarme el premio “Olha que blog manheiro!”. En aquel momento no pude responder adecuadamente ni al premio ni a la responsabilidad que este supone para con la red de redes.

Gracias, amigo Víctor (http://mentecreativamente.blogspot.com/)  por esta agradable sorpresa y gracias también a Luís Serrano (http://wwwsumadeletras-luis.blogspot.com) que el 7 de Marzo también apuntó este humilde blog con la misma distinción. Por cierto, recomiendo ambos blogs: “Mentecreativa” y “Suma de Letras”, sus textos y relatos son muy creativos y de gran calidad en ambos casos, aunque, como podréis comprobar, de estilos muy diferentes.

Como todos los premios virales (los que se usan para dar a conocer los blog’s de unos creadores a otros) tiene unas normas que deben cumplirse y son, según recoge el blog de su creador (http://www.olhaquemaneiro.blogspot.com/), o más o menos dado que el original no está en la lengua de Cervantes, sino en la de Pessoa y Saramago:

1. Exhibir la imagen del premio “Olha que blog Maneiro!”.

 

2. Poner el nombre del blog que te lo dio.

 

3. Indicar 10 blogs preferidos.

 

4. Avisar a los indicados.

 

5. Publicar las reglas.

 

Una vez cumplidos los puntos  1, 3 y 5, ha llegado el momento de otorgar los premios a los 10 blogs elegidos. Antes de hacerlo una afirmación tópica, gratuita, pero no por ello menos cierta: la red está llena de magníficos blog’s que se merecen este y otros premios más valiosos, pero aún así me ha sido muy difícil encontrar los diez premiados. En primer lugar no quiero menospreciar a nadie a la hora de hacer mi elección, así que he buscado un razonamiento especial para cada uno de los premiados. Algunos son conocidos, muy conocidos, pero otros los he hallado por azar, siguiendo enlace tras enlace por la red hasta dar con algo que me ha gustado especialmente por muy diferentes razones.

Sea como sea… ¡Felicidades a todos!

Y esta es la lista:

n  “El árbol de Ardilla Roja” (http://ardilla-roja.blogspot.com): La magnífica estética del blog haría pensar en algo más trivial, pero Ardilla Roja sabe escribir de maravilla. No hay diferencia entre un pensamiento sobre una noticia o uno de esos relatos sensuales en los que se muestra como una perfecta maestra, el tratamiento es cuidadoso y delicado. Desde el principio, para mí, este blog era un premiado indiscutible, siempre que alguien no se me adelantara como ya ha ocurrido con otros.

n  “Cuaderno de Historias” (http://historiasdeunaescritora.blogspot.com ): Es uno de esos blog’s tan populares que no necesitan de estos premios, aún así los reciben con bastante frecuencia. Basta con asomarse un instante para comprender la belleza del lugar. El entorno escogido para el blog es de una notable imaginación y los relatos que publica no desentonan en absoluto. Relatos propios y ajenos que tienen en común un tamaño muy bloguero y temáticas muy creativas.

n  “Retazos de Algo” (http://retazosdealgo.blogspot.com ): Es una alegría ver recuperar la actividad a este blog. Una imagen retro y gris que da lugar a unos preciosos relatos arrastrados como una canción canalla o un “Blues” cargado de alcohol a medianoche.

n  “El Cuenta Cuentos” (http://kntacuentos.blogspot.com ): Había una vez un niño… Desde el otro lado del océano Atlántico nos llega la frescura de un muchacho que, con sólo 12 años, ya nos muestra un cierto cariño por eso que llaman escribir. Creo que es importante promocionar a la gente joven con inquietudes, por eso este blog, y algún otro, se lo merecen más que ninguno. Esperemos que este niño siga creciendo y sus relatos pasen del “Había una vez…” al “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles…”

n  “Isla Tortuga” (http://libertlandia.blogspot.com ): El Captain Jack Espárrago es, sin lugar a dudas, un monstruo en esto del blogging. Este blog está montado a base de artículos creados ex profeso para el entorno en que aparecen, breves, concisos y llenos de ganchos de pirata que te sujetan con fuerza. Las imágenes y videos están muy adecuadamente seleccionados y los comentarios son siempre certeros e incluso ingeniosos. De la “Isla Tortuga” no saldrás nunca decepcionado.

n  “Caos Espacial” (http://caosespacial257.blogspot.com ): Me está costando mucho que corrija las faltas de ortografía, pero todo se va consiguiendo. Sólo son 11 años y es un trabajo para comprender el fenómeno blog. Espero que este premio al esfuerzo que está realizando, le anime a seguir mejorando su trabajo.

n  “El Polly Pocket con síndrome de Estocolmo” (http://elpollypocketconsindromedeestocolmo.blogspot.com ): Bueno… el título lo dice todo. Es un blog desenfadado donde pasar un buen rato… pero un rato pequeñito porque sus autores practican aquello de “lo bueno si breve…”

n  “Los manuscritos del caos” (http://losmanuscritosdelcaos.blogspot.com): Este es otro de los blog’s multitudinarios y de calidad indiscutible. Hace ya algunas semanas recibió este premio por su otro blog "Los Manuscritos del caos Reloaded", así que ya os podeis hacer una idea de la capacidad de su autora.

n  “Bitácora Lingüística” (http://mibitacoralinguistica.blogspot.com ): Obsesionados con el mundo de la creatividad, del blog, de lo literario… nos olvidamos de los ladrillos que constituyen esos atractivos edificios. La parte artística es obvia, pero la sustancia necesita de unas reglas. Este blog nos habla de la lingüística y todo su entorno, los constituyentes básicos de todo texto que se precie. Aún no es un rincón masificado, pero no dudo de su futuro.

 

Estos son mis nueve blog’s escogidos… Sí, has leído bien: NUEVE. Porque el décimo es el tuyo.

Tú tienes un blog al que mimas, tratas con cariño. Tú que eres respetuoso con los demás y cada día procuras que tus trabajos mejoren la web. Tú que creas material para enriquecer la red, que cuando copias algo de otros blog’s o de otras web’s, citas al autor y/o el lugar de donde lo has tomado. Tú, sin lugar a dudas eres el elegido y tu blog es el premiado con “Olha que blog manheiro!” que te otorgo yo esta vez, pero tienes el mejor premio de todos: un espacio del que puedes sentirte orgulloso.

¡Felicidades a todos porque el mejor reconocimiento es el de vuestros trabajos luciendo en la pantalla!


miércoles, 25 de marzo de 2009

Unos días más

Lamento informar que mi ausencia por estos lares se alargará unos días más.
Permanezcan atentos a sus pantallas. Gracias.

viernes, 13 de marzo de 2009

Me voy

Por causas ajenas a la voluntad del autor se cierra este blog por un periodo de diez días. Todas las voluntades y obligaciones contraídas por la acción de este medio de comunicación quedarán suspendidas durante ese espacio de tiempo.
Ruego disculpen las molestias. Muchas gracias a todos y permanezcan atentos a sus enlaces.

sábado, 7 de marzo de 2009

Me llamo Ismael... y los libros son de miel...



Antes de empezar pido disculpas por mi alargada ausencia de la güe, pero ahora no cuento con el tiempo que necesito. Le debo, en estos momentos, a Víctor Morata Cortado, el premio “Olha que blog Maneiro!”, ver “Mentecreativa”. Por ello le doy las gracias y prometo que, en breve, en cuanto disponga del tiempo necesario, procederé con el protocolo que ese premio supone y otorgaré el mismo a los diez blog’s que más me han impresionado. Entre tanto aquí está el artículo que llevo más de tres semanas preparando y ya no podía demorar más.



“Llamadme Ismael…”, pero no contento con deleitarme en privado con la historia de amistad entre un mahorí y un protagonista que deja de serlo cuando Acab y la ballena blanca entran en liza, le leí esta historia a mi hijo, de noche en noche, como un cuento, para su fascinación. Personalmente me pareció más aburrido “El guardián entre el centeno” y muy poco instructivo, aunque era mucho más breve. Creo que esa brevedad es lo que ha hecho de ese libro una obra tan importante. Lo mismo que sucede con “El viejo y el mar”, ¿no son mejores el “Adiós a la guerra” y “Por quién doblan las campanas”?


Respecto al “Caballo de Troya”, cuando lo leí me quedé horrorizado pues soy un forofo de la SF y no hacía ni una semana que había leído otro libro de los años cincuenta con un viaje al pasado de casi idénticas características… ¿casualidad o plagio?


Personalmente me reí mucho con Gurp, me pareció muy flojo “El caballero de la armadura oxidada” y en cuanto a “El Ocho” fue uno de esos libros que te apena terminar porque ya le has cogido cariño después de semanas acompañándote en los transportes públicos.


Por cierto, “La conjura de los necios” sí me parece algo sobrevalorado y muy aburrido. También hay libros que debería haber leído y preferí ver la película: “Matar a un Ruiseñor” me pareció… entretenida, “La gata sobre el tejado de Zinc” fascinante. Pero no sigamos por este camino porque cine y literatura no son lo mismo; como ejemplo “El Doctor Zhivago” ,cuya película es una obra maestra y el libro un tostonazo de los que hacen época… y la hizo


A pesar de lo que dije ya una vez, sí voy a entrar en ese juego y daré mi lista de libros sobrevalorados y, espero, que nadie se eche las manos a la cabeza:


--“El Quijote”: creo que la esencia de la historia perdió su valor cuando concluyó la época de su crítica. Es decir, aquella en que se leían historias de caballerías y en lugar de caballeros con armadura, las calles estaban habitadas de pícaros con viruelas.


--“Ulises”: para algunos no hacen falta comentarios y para otros un sacrilegio. Ojalá estuviera aquí alguien con la sinceridad de Pepe Rubianes para comentarlo. Yo me inhibiré cual un Garzón frente a un aforado.


--“Los siete pilares de la sabiduría”: alguien lo aconsejó por la radio y yo… Cuando quieras leer algo ve a la librería, lee lo que pone en las tapas y échale un ojo al primer capítulo. Si hubiese seguido esta norma me hubiera ahorrado algún dinerillo.


--“El manuscrito carmesí”: No conseguí acabarlo, el aburrimiento me termino por vencer.


--“Historia del Tiempo” (Stephen W. Hawking): Supuestamente es un libro de divulgación científica que debe alcanzar a personas poco versadas en esos temas y, sin embargo, aún teniendo una formación científica, tuve que consultar otros libros para comprender completamente de que hablaba.


--“Tropas del Espacio”: Para algunos es una de las grandes obras de la ciencia ficción. Para mí un aburrido relato de guerra donde al autor se le ha ido tanto la olla inventando que, por un poco más, lo ha convertido en SF.


En general todos los libros clásicos anteriores al siglo de Oro. Su lenguaje está tan alejado del nuestro que debería hacerse una traducción al castellano de nuestros días para poder apreciar esas obras adecuadamente. Es un crimen hacérselas leer a un estudiante porque en lugar de apasionarlos por la lectura, consiguen aterrorizarlos ante ella.


Y, cómo no, Cesar Vidal… “quién mucho abarca poco aprieta”. De verdad se esperan que, alguien que publica casi mensualmente, pueda hacer algo decente. Si tanta sed tienen de leer cosas escritas rápidamente, les aconsejo a Corín Tellado y a Marcial Lafuente Estefanía, por lo menos eran profesionales en este campo y daban de sí lo mejor que se puede dar en esas circunstancias. De hecho se está reeditando ahora la obra de Don Marcial que, para los que no lo sepan, se molestó en visitar la América que dio lugar al Far West, lo que da más realismo a sus novelas. Ojalá el tal Vidal se molestara en sacar su cuello de la COPE para visitar la historia de la que se permite hablar.


“Crepúsculo”: lo mismo daría que el libro (o la saga) se llamara opúsculo, ósculo o culo a secas. Gracias a sus vampiros ñoños y otras sagas e historias en A+, está llegando el momento de que Don Quijote cambie el rucio por una capa negra y la lanza y la armadura por unos colmillos postizos. “Estimado Draculote, te espero en la playa de la Barceloneta”.


Y puestos a hablar mal hablemos también bien. Esta es mi lista de libros aconsejados. Esos que pueden hacer que un adolescente se aficione por la lectura. Bueno, como se trata de aficionar a la lectura omitiré aquellos cuya lectura después de ver la película le hacen perder toda su gracia, como la saga de Harry Potter, pero mantendré aquellos que permitan descubrir más cosas a pesar del film.


Para empezar daré tres libros que el sistema de enseñanza acogió con acierto como lectura optativa para estudiantes:


--“La inquietudes de Shanti Andía” de Pío Baroja.


--“El misterio de la cripta embrujada” de Eduardo de Mendoza.


--“El Dr. Jekyll y Mr. Hyde” de Robert Louis Stevenson.


Si te va la historia y estás ya muy metido en el tema de la lectura, hay dos libros de un considerable tamaño que te pueden interesar:


--“Shogun” de James Clavell. No te desesperes, aunque hayas visto la serie con Richrad Chanverlain, el libro aún guarda muchas sorpresas que lo harán atractivo.


--“Hawaii” de James A. Michener. Aunque en algunos momentos puede ser algo pesado descubres una realidad fascinante.


Hay libros que son clásicos y no se sabe por qué hasta que los lees:


--“Viento del Este, viento del Oeste” y “La buena tierra” Pearl S. Buck. Si bien todos los libros de la autora tienen un encanto especial, estos dos tienen suficiente material, sin tener que escarbar en sus palabras, para quedarte pegado a sus páginas.


--“Fundación e Imperio”, “La Fundación” y “Segunda Fundación” de Isaac Asimov. Sólo después de haber leído estos tres libros sabrás si te gusta la Ciencia Ficción (SF). Si la respuesta es positiva te daré una lista de más de treinta títulos para que empieces a disfrutar, pero no empieces la casa por el tejado porque puede ser muy decepcionante.


--“La pirámide asesinada”, “La justicia del visir” y “La ley del desierto” de Christian Jacq. Y Egipto se hizo ante nosotros. El autor ha escrito otras grandes novelas ambientadas en el antiguo Egipto, pero esta trilogía me sorprendió por su originalidad.


--“El Médico”, “Chamán” y “La doctora Cole” de Noah Gordon. Parece que los grandes libros van de tres en tres, aunque sólo es casualidad porque estos tres libros difieren tanto en el tiempo y la forma, como para considerarse independientes, sin embargo hay un nexo que aumenta su valor.


--“Antaviana” de Pere Calders. En su día se editó en varios idiomas cuando la obra de teatro de Dagoll Dagom obtuvo un gran éxito. Por cierto, uno de los actores principales de la compañía, en aquel entonces, era Pepe Rubianes.


--“Canción de hielo y fuego” de George R.R. Martin. Si tienes más de 18 años y te gusta leer literatura fantástica, pero la saga de “Crepúsculo” te parece ñoña y peñazo (y alguna otra “ñ” que no nombraremos), esta puede ser la salida. Por ahora el autor nos lleva endosados cuatro volúmenes monstruosos y está a punto de salir el quinto. Según el autor serán siete, pero yo tengo ms dudas de que pueda acabarlos porque en las últimas entrevistas se le veía bastante hecho polvo y… como sea otro el que los acabe, no va a ser lo mismo. Después de permanecer secuestrado durante cuatro macrolibros, el síndrome de Estocolmo hace que sientas lástima por la desaparición del más abyecto de sus personajes.


--“Olvidado Rey Gudú” de Ana María Matute. ¿Cuento?, ¿fantasía?... La autora aúna varios géneros, primero, en apariencia, para desmitificarlos o reírse de ellos, pero conforme entra en la historia se va sintiendo tan a gusto que crea un mundo extenso, fantástico y definido que pasaría perfectamente por una historia amable dentro de la “canción de hielo y fuego”, pero más literaria y menos psicológica. El libro también es para personas que ya aman la lectura porque son novecientas páginas o más.


--“Historia de Roma” de Indro Montanelli. Un libro de historia, sobre todo si no te interesa el tema, puede ser un somnífero de los que necesitan de una prescripción médica. “Historia de Roma” no, pero, tal vez, descubras el insomnio por humor… buen humor. Montanelli nos descubre en aquí, como en otros de sus libros, que hay otra forma de explicar la historia más atractiva.


--“El mundo de Sofía” de Jostein Gaarder. Si Montanelli introducía la historia por el humor, Jostein Gaarder introduce la filosofía por la imaginación. Hace unos años detuvieron a un terrorista muy sanguinario cuando estaba leyendo este libro, pero creo que no era verdad porque no aprendió nada de él y “El mundo de Sofía” es tan ilustrativo que ese hecho lo haría imposible.


En fin… Tengo más libros para aconsejar y para denostar, pero para una sola tacada ya son muchos… demasiados. Así que vamos a dejarlo aquí.


Sí, ya sé que para algunos las explicaciones y razones aquí expuestas no son nada técnicas, pero es que yo soy un lector y no un crítico. No me imagino leyendo un libro con un ojo semicerrado y diciendo chorradas como: “este personaje no tiene dimensiones”, “la historia es rápida pero carece de figuras literarias que le den envergadura”… ¡Anda ya! Que cuando uno lee un libro debe disfrutar y, si al llegar a la página cien, aún no le ha dado una satisfacción, abandonarlo. Pero no opines antes de acabar o abandonar, momento en el que podrás decir si te ha gustado o no (no vale decir lo dejé en la página 99 pero me gustó mucho).


Para acabar quiero insistir en el hecho de que leer por obligación, como sucede en nuestras escuelas, puede ser muy frustrante, por eso deben adecuarse muy bien los libros a la edad mental de los alumnos. Es importante que todos salgan de las escuelas con amor por la lectura y les puedo asegurar que Alfonso X, por muy sabio que fuera, no ayuda en nada a ese fin. Ya sé que en todas las clases existe el futuro filólogo que se come los incunables con patatas, pero lo que importa es que, tanto físico nuclear, como el basurero del barrio, puedan disfrutar, mañana, de un buen libro.