• Presos políticos - Las falsas democracias se reconocen por la existencia de presos políticos. Evitar reconocerlos como tales, forma parte del proceso de adoctrinamiento de u...
    Hace 7 horas

martes, 28 de diciembre de 2010

Balance libros (III)

Los premios como el Nobel, el planeta, el príncipe de Asturias… abren el camino para hacer superventas de algunos libros que, muchas veces son auténticos truños de grandes autores. En otras ocasiones no es así, por lo que lo mejor en estos casos es dejar dormir el premio y esperar a que la euforia se asiente para conocer el verdadero valor de esa obra. Bueno, es posible que en casos como el Nobel siempre podamos recuperar los clásicos de ese autor. En el caso de Mario Vargas Llosa. “La ciudad de los perros”, “Pantaleón y las visitadoras” o “Diálogos en la catedral”. Sería cuestión de esperar unos meses antes de decidirse por “El sueño del celta” ya que ahora podría estar sobrevalorado. Igualmente podemos decir lo mismo del premio Planeta de Eduardo Mendoza, sería una pena que alguien adquiriera una mala imagen de un autor tan genial, por eso les recomiendo leer la saga de Gurp, las desventuras de Pompinio Flato o investigar el misterio de la cripta embrujada antes de adentrarse en las sospechosas variantes de editorial Planeta.

Otro tipo de lecturas mediáticas son las guiadas por el deceso de sus responsables. Aquí difícilmente hablaremos de la obra recién salida del horno, siempre destacan sus grandes obras de siempre. No es un mal negocio para el editor, pero en este caso el lector sale beneficiado con algo de cultura y unas reconfortantes páginas en el estómago.

Este año nos dejó José Saramago y, aunque en ocasiones no es un autor tan sencillo, nos quedaron algunas perlas que merece la pena leer. Yo recomiendo “El Evangelio según Jesucristo”, pero mi consejero literario considera más adecuados: “Ensayo sobre la ceguera”, “Levantado del suelo”, “La Caverna” y “El viaje del Elefante”.

Finalmente, por hoy, a los amantes del cine les recomendaría una bibliografía cinematográfica del recientemente desaparecido Blacke Edwars, pero lo cierto es que no recuerdo su título exacto porque el libro no era mío. Si os interesa el tema, buscadlo. Vale la pena. Lo reconoceréis fácilmente porque en la portada aparece Audrey Hepburn recostada con una diadema de diamantes en la cabeza.

Imagen tomada de http://cartelerasenrosario.com.ar

1 comentario:

Bolzano dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que comentas.
Y yo añadiría "Ensayo sobre la lucidez", aunque está un punto por debajo del de la ceguera y "Todos los nombres" que me fascinó.

No me cansaré nunca de ver las películas de la "Pantera Rosa", jajajaja.

Salud