• Presos políticos - Las falsas democracias se reconocen por la existencia de presos políticos. Evitar reconocerlos como tales, forma parte del proceso de adoctrinamiento de u...
    Hace 6 horas

martes, 20 de enero de 2009

Las sirenas de mis sueños


Siempre tuve pasión por las historias de sirenas, pero nunca he logrado recordar ninguna. Ni tan siquiera aquel pasaje de la “Odisea” donde Ulises se hace atar al mástil de su barco para poder escuchar sus seductores cantos. Ni de esa historia puedo realmente acordarme. Las sirenas son como aquel sueño que te tiene impactado hasta cinco minutos después de despertarte y después, aunque logras capturar la sensación producida, no consigues volverlo aflorar a tu memoria en la vida.

Yo sé que un día soñé con mi muerte, con el futuro de la especie humana, con la realidad sobre la existencia de Dios y sobre el verdadero sentido de la vida. Todo lo soñé y sé que estaba en lo cierto, pero de nada logro acordarme. Como esos sueños perdidos son mis sirenas.

Cojo papel y lápiz y las olas del mar me pasan por encima con un ruido amortiguado. El lápiz se sumerge hasta donde los colores se mueren en un tono verde que son blanco, gris y negro al borde del abismo sin luz. El papel empieza a vislumbrar un túmulo aprendiz de arrecife coralino y detrás, entre la quietud rítmica del fondo marino, se adivina una figura sonriente.

¡La he visto!

¡Me ha visto!

Con una explosión de burbujas emergentes, salta una figura, vestida de cola larga, hacia aquellas alturas donde nos dejamos olvidados los rojos, los amarillos… los azules. Y con dos golpes de cola se pierde en la distancia, pero ya es tarde para ella: se ha quedado grabada en la hoja traicionada por el lápiz del que nunca sospechó que tuviera la más curiosa de las miradas.

3 comentarios:

Bolzano dijo...

Ya sabes lo que dicen de soñar con la muerte, ¿no? Yo sueño muchísimo, pero mucha con mi muerte.
¿Sirenas? pues no he tenido el placer de sonar con ninguna, o como mínimo no estaban en el agua. Supongo que serán otro tipo de sirenas.

¿Oye?, ¿el cubito de la mano derecha para que narices lo lleva? jajajajaa.

Saludos

Elizabetha dijo...

Se puede soñar despierto y dormido. A veces, soñar despierto es mucho mejor que estando dormido, porque puedes controlar más los elementos que aparecen o desaparecen.

La música y el arte, sin duda, potencian símbolos arcanos que abren puertas ocultas de nuestro inconsciente. Lo malo es que hace falta tiempo para que suban a la superficie y podamos comprender el mensaje.

Bolzano dijo...

Buenas, para no tener tiempo te has currado un buen comentario. Gracias por tomarte tu tiempo para hacerlo. La verdad es que me ha animado mucho comprobar que tu idea no estaba alejada de la mía, pues el comentario que ha llegado más tarde de la propietaria de la frase, en un principio no me ha gustado nada, aunque supongo que nos tenemos que acostumbrar a recibir según que elogios.
Decir, que quizás cometí el error de no poner de donde provenía la frase (cosa que ya he solucionado), supongo que las prisas por publicar (tampoco ando sobrado de tiempo la verdad).
Lo que más me ha "dolido" es que se escudara en que estaba sacada de contexto, cuando he puesto pregunta y respuesta, tal y como sale en el blog, y que al día siguiente publicara otro artículo diciendo que quizás no se había explicado bien. ¿En qué quedamos?

Venga, a ver si sacas un poquitín de tiempo para dar forma a los dos relatos que tienes a medias.

Saludos.