• Un votante del PP - Imagen extraída de las redes sociales. El otro día me enzarcé con un votante tradicional del PP que enarbolaba la acostumbrada mentira cavernaria de que ...
    Hace 2 meses

martes, 15 de octubre de 2013

El mensaje oculto de Asimov



Isaac Asimov inventó las tres leyes de la robótica que luego han servido a  otros escritores de Ciencia Ficción, pero que muchos científicos, además, han coincidido en decir que, el día que seamos capaces de crear robots tan avanzados como los que el maestro usaba en sus obras, sin duda tendríamos que pensar en introducir esas tres leyes u otras similares.
Pero Asimov, en sus últimas obras, fue mucho más allá, cuando sus dos robots protagonistas, Giskart y R Daneel Olivaw, inventaron la ley cero de la robótica. Una ley que antepone la humanidad en general, como un único ente, a la integridad de una sola persona o grupo de ellas. La ley cero implicaba un nivel de conciencia superior y un acercamiento al comportamiento de los dioses.
Giskart, con el tiempo, ha adquirido aptitudes telepáticas e incluso es capaz de sentir las emociones, lo que le da ese nivel de conciencia superior. En base a esto, un buen día comprende que el ser humano no puede quedarse a vivir siempre en el planeta Tierra  debe conquistar el Universo para crecer. Así que, en base a esa ley cero, crea un proceso que aumenta progresivamente la radiactividad del planeta, obligando a los seres humanos a ir abandonando, poco a poco su planeta originario.
Giskart, con la inestimable ayuda de su amigo R Daneel Olivaw, cumplen con la ley cero, sin embargo, el nivel superior de Giskart le ayuda a entender su violación de la primera ley, aquella que le impide dañar a los humanos. Giskart a podido capatar el sufrimiento por tener que abandonar el Planeta Azul de muchos individuos. Esa conciencia de haber violado la primera ley le inutiliza y le mata en una agonía con la que transfiere a R Daneel Olivaw todos sus conocimientos.
Es así como Asimov, en “Fundación y Tierra”, termina de unir sus dos grandes sagas, la de la Fundación y la de los Robots. Pero hay un mensaje nada oculto de quien ningún futuro posible dejó sin imaginar.
Imaginemos el juramento hipocrático que supuestamente hacen todos los médicos. Y digo supuestamente porque en la actualidad son muchos los que han supeditado su juramento y su carrera a las necesidades económicas de aseguradoras médicas, mutuas patronales y demás monstruos comedores de seres humanos.
Pues bien, que pasaría si un grupo de médicos comprendiera que en sus manos está el llevar ese juramento hipocrático un grado más allá y decidieran curar la enfermedad y el sufrimiento de la humanidad antes que el de solo individuos. Bien pudiera ser que esos médicos prescribieran venenos de muerte placentera a toda clase de psicópatas políticos y financieros de los que ahora controlan el mundo fabricando guerras, robando hogares y llevando a la sociedad al canibalismo y la aniquilación de los menos afortunados.
Puede que tras los dos robots de sabiduría infinita que nos legó Asimov, también exista una guía que nos lleve a considerar leyes superiores a las que ahora nos controlan y que recen, como la ley cero, que la humanidad se ha de preservar por encima de algunos individuos.


Imagen extraída de http://horafalsa.blogspot.com

No hay comentarios: