• Presos políticos - Las falsas democracias se reconocen por la existencia de presos políticos. Evitar reconocerlos como tales, forma parte del proceso de adoctrinamiento de u...
    Hace 7 horas

jueves, 8 de septiembre de 2011

Todo vale en el nombre del arte.

Seguramente la mayoría de vosotros ya conocéis esa serie de humor llamada “Museo Coconut”. Las tonterías surrealistas producto de las relaciones entre unos personajes muy extraños son la base del programa. Pero en el fondo subyace un escenario por el que pasa una interpretación, en ocasiones muy real, del arte abstracto. De hecho esa parte no es más que el fiel reflejo del debate existente durante los últimos 100 años, sobre dónde empieza y dónde acaba el arte. Antes, incluso, ya se puso en tela de juicio a muchos artistas por no seguir los cánones establecidos por las escuelas predominantes en cada momento… y eso que el arte figurativo puede parecer más sencillo.

No escapa, pues, ni al más tonto, que en muchos momentos los artistas abstractos han sobrevivido gracias a la amistad con críticos y otros artistas. También ha sido vital para la supervivencia del arte de lo ininteligible, el uso y abuso de técnicas publicitarias. Tanto es así que muchos de estos artistas han recurrido a escenografías, en su vida real, para dar a conocer su nombre. Encerrarse en un hotel y pintar las paredes, tomar un edificio, lanzar soflamas provocadoras e incluso racistas en un lugar público, vestir de forma llamativa, insultar, desnudarse… cualquier cosa que logre que los medios de comunicación, verdaderos dioses y jueces de la actualidad, hablen de ellos. El arte, finalmente, pasa ser algo secundario.

Con todo esto, no es extraño que aquellos que desean una vida fácil recurran a los mismos argumentos y se llenen las televisiones de soflamas pueriles y de personajes fatuos que terminan hablando de lo que realmente importa sin conocimientos de causa ni pudor por la ignorancia. Así la televisión en nutro país a comienzos del siglo XXI, está dominada por un plató lleno de personajes sin vergüenza que se gritan, entre insultos, sus trascendentes opiniones superficiales. Y a eso, algunos, le llaman periodismo, quizá para no mancillar al arte que lo parió. Entre tanto, los artistas que enjendraron este absurdo invento, mudan sus estatuas informes a espacios más acordes y olvidados. Han perdido su momento.

Como estos, la literatura también tuvo sus momentos de locura. Quien no piensa en los esperpentos de don Valle-Inclán o se acuerda del libro aparcado de Paco Umbral. Que ya en el siglo de Oro los Quevedo, Góngora y Lope de Vega se dieron estopa por un lugar en el cielo. De estas, y no de las otras, cree alimentarse el insigne Pérez-Reverte. Como los que no hablan, sino gritan, el escritor fue periodista, pero él sufrió el infierno de los más sórdidos lugares de la tierra: las guerras. Mojando su pluma en la sangre de la brutalidad humana, nació su obra destinada a la redención. Pero no pudo resistirse el autor al endiosamiento del poder que da ser oído, ser autoridad y llevar un enorme bagaje encima que te hace creer que ya sabes todo lo que importa en la vida. Y embutido en este nuevo traje de Dios entre los burros, ya se cree en el derecho y obligación de arrastrar en los lodos de la lengua a todo aquel que se le ponga a tiro. Así, con razones y sin ellas, lo importante es demostrar la enorme capacidad para el insulto perlado de una excelsa gramática y correcta ortografía. Parece que en sus manos, si uno es portador de la rectitud que otorga la RAE, tiene derecho a propinar, a todo el que se le oponga, un mamporro verbal y escrito.

No me preocupan ni Jorge Javier ni la Esteban, acotados en la pantallas de la insustancial televisión privada. Me preocupan más los sabios perdidos que se dejan llevar por la pasión del insulto enlucido, pero tan fatuo y vano como el comentario tertuliano de un cerebro frito por la coca.

Todo vale, en el amor y en la guerra, pero de las batallas más sucias nunca saldrán indemnes las alas más tristes.

Imagen extraída de www.20minutos.es

4 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo Vicente. Pérez-Reverte fue en su día un buen profesional como periodista, escribió un libro muy comercial sobre la guerra, y aprovechando el tirón se metió en la literatura con una narrativa muy comercial pero de bajo nivel literario. A raíz de ahí se ha encumbrado, y últimamente le ha dado por escribir artículos en los que so se priva de insultar a todo el mundo, como el último que le he leído que repite hasta la saciedad ¿sois idiotas?, y puede que con razón, pero hay otras maneras de decir las cosas y de ir por la vida sin necesidad de juzgar a los demás, mucho menos cuando tú eres el primero que tienes que callar.
Curiosamente estos artículos siempre coinciden con el lanzamiento de alguno de sus ya soporíferos libros.
Saludos, y un abrazo.

Martikka dijo...

De acuerdo con los soporíferos libros de Reverte. Prefiero sus artículos (a veces irreverentes, sí, pero son dardos que convienen.)

Saludos

Vicent dijo...

No sé quien dijo la frase "la grandeza empequeñece", pero en el caso de este señor creo que es cierto. Hace un tiempo también me hacían gracia sus meadas fuera de tiesto. Veía en Pérez-Reverte a una persona culta y con una gran experiencia de la vida... Hasta que me demostró que no era más que un orgulloso pedante que sabía mucho menos de lo que nos quería hacer creer y sus insultos era una inmoral muralla de desvergüeza. Fueron sus ataques a Moratinos al abandonar este su cargo. El "escritor" se burló chavacanamente de las lágrimas del diplomático para, entre riduculizadoras expresiones, minusvalorar el inmenso trabajo de, tal vez, el mejor ministro de asuntos exteriores que ha tenido jamás nuestro país. fue triste y penoso darse cuenta que alguien que presumía conocer la política exterior por haber trabajado como periodista en el extranjero, esgrimía esas credenciales para lanzarle al diplomático los más amargos dardos que pasaban por su imaginación. Cualquiera que desconociera los usos y las razones de ese ministerio estaría tentado de creer y dar por buenos los argumentos de Pérez-Reverte. Pero he ahí que algunos hemos estudiado, y conocemos detalles del entorno hostil (incluidos compañeros de partido) con los que tuvo que luchar Moratinos y sabemos del magistral trabajo de este. Así las críticas en boca de un mal periodista como Losantos hubiesen resultado lógicas, pero el prestigio de Pérez-Reverte, en aquel momento, se me cayó a los pies. Desde entonces todos sus artículos los miro con un ojo más crítico y, a poco que investigue, se deshacen como arenisca en las manos.

Vicent dijo...

Gracias, Carlos, por valorar la parte literaria del escritor que, en teoría, debía haber sido mi objetivo en este blog.
También a ti te agradezco el comentario, Martikka. Es refrescante encontrar diferentes opiniones y con diferentes puntos de vista y razonados con tanta claridad como brevedad.