• Presos políticos - Las falsas democracias se reconocen por la existencia de presos políticos. Evitar reconocerlos como tales, forma parte del proceso de adoctrinamiento de u...
    Hace 6 horas

martes, 4 de enero de 2011

Balance de libros (IV)

Decía que durante este año me he deleitado con Wilt de Tom Sharpe, cuando aún me falta leer el tercero (¡Ánimo Wilt!) y acabo de devorar el cuarto (Wilt no se aclara) y precisamente los de La Casa del Libro me envían un correo informándome de la aparición del quinto volumen: “La herencia de Wilt”. Creo que voy a hacer una excepción en mi habitual modo de adquirir libros y voy a cazarlo ya. Si he podido lee el cuarto sin el tercero, no viene de aquí que me coma el quinto. Ya daremos con el tercero cuando se pueda.

En el correo también me informan de una nueva edición de “El Príncipe” de Maquiavelo, pero en su día di cuenta de una edición de Austral comentada por Napoleón Bonaparte con la que realmente disfruté. Y es que, en contra de lo que algunos suponen, la agudeza del pequeño corso no es para desmerecer y ameniza un libro ya de por sí irónico, pero muy teórico.

Las reediciones se dejan llevar mucho por el cine y, aunque en este caso la secuela cinematográfica esté bastante pervertida, vuelven “Los viajes de Gulliver” de Jonathan Swift. Un libro que en su día me recomendaron y que yo aborrezco sinceramente, como me ocurre con Tom Swyer y alguno más de esos libros que te recomiendan leer en los albores de tu amor por los libros. La mayoría son historias cuyo interés caducó hacia mil años. En mi caso hubo dos excepciones: “La isla del tesoro” y “20.000 leguas de viaje submarino”. Como decía Cervantes aprovechándose de la historia de “El Quijote”, lo demás son historias de Aventuras que envilecen el alma y se comen el espíritu.

Entre las novedades que compraré, pero hoy no… mañana (cuando salga la versión de bolsillo), está “El mar en llamas”, la última de Alberto Vázquez-Figueroa.

También me hablan de lo último de Federico Moccia y Espido Freire, pero sobre estos autores, tan conocidos para muchos de vosotros, no puedo opinar. Yo no los he leído nunca. Supongo que eso tendrá que remediarse, sobre todo porque ya hay una versión de bolsillo de “Perdona si te llamo amor”, aunque me da en la nariz que no me va a gustar. También he visto en tapas blandas “El trabajo os hará libres” y ciertamente el título parece sugerente e irónico ¿Hablará de los campos de exterminio nazis?

También, para los que en su día creyeron haber leído toda la saga de Ender, de Orson Scott Card, recordar que durante 2010 apareció un nuevo libro que habla del retiro del joven Ender, es decir, lo que sería la continuación más directa a “El juego de Ender”, y se titula: “Ender en el exilio”.

Ya sé que me quedo corto haciendo balance de libros, pero ya estamos en 2011 y hay que acabar. Aunque antes una gran recomendación: “El Palestino” de ese periodista virtual llamado Antonio Salas y que se juega el tipo una y otra vez infiltrándose en los grupos más ignotos y peligrosos de la sociedad. Con “El Palestino” nos enseña algo que ya suponíamos: el mundo no es como nos lo cuentan. Ni siquiera el mundo árabe es lo que creemos. Salas nos entrega las pruebas de que el mundo que llega a nuestros ojos es falso e interesado y que, a veces, la violencia gratuita no lo es tanto. Vivimos envueltos en mentiras y nadie nos deja elegir. Al final, posiblemente, nuestros caminos no se diferenciarían mucho de los que llevamos, pero deberíamos tener la opción de elegir y, sobre todo, saber la verdad que nos ocultan.

Feliz año y feliz día de Reyes.

Imagen cedida involuntariamente por “La Casa del Libro”

1 comentario:

Bolzano dijo...

¿Cómo puedes poner una entrada así en un día como hoy y con todo comprado? jajajajaja.
En cuanto me duche voy a ver si los tienes en la libreria, el de Wilt y el de Vázquez-Figueroa, y como esté el segundo me compró 2, jajaja, que tengo un fan suyo con una pierna escayolada.

Saludos y mil gracias por la información.

PD: el cuarto de Wilt era un poco más flojo que sus antecesores, pero con el cariño que lo leemos casi no se nota.