• Presos políticos - Las falsas democracias se reconocen por la existencia de presos políticos. Evitar reconocerlos como tales, forma parte del proceso de adoctrinamiento de u...
    Hace 7 horas

lunes, 26 de julio de 2010

Vida

La vida es algo que no se puede explicar con unas notas musicales y unas fotografías viejas. Más bien en una extraña película que se proyecta en el corazón y se lee con la mente distraída. Una película que va cambiando de sala en sala y, aunque siempre es igual, nunca es la misma. La vida es una verdad y una mentira que se dicen con las mismas palabras. Llantos y risas entremezclados en un reloj de arena cuyos granos se escapan, a través del cristal, cada vez que una lágrima ocupa su sitio.

La vida es la vida. C’est la vie que dicen los franceses. Mientras unas vidas acaban, otras empiezan. Sin mayor o menor importancia. Todo es más importante para quien lo vive y lo experimenta, que para quien lo escucha con palabras, con imágenes, con música. Sin esa dimensión especial del sentimiento que impone el instante.

Hoy salió el sol. Hoy hubo un ocaso. Y se hizo de noche… hasta que el nuevo día me sorprendió dormido, o despierto en un sueño.

No. Yo no creo que la vida sea un sueño, porque duele como la vida. La vida ríe como la infancia, y se enamora como un adolescente… y sueña. Y aunque soñar también es la vida, la vida no es un sueño, aunque, como ellos, dicen que se acaba.

Dije adiós a familiares y amigos que nunca regresaron, salvo en sueños. Dije adiós a imágenes en la televisión que, una y otra vez se repitieron con las mismas sonrisas electrónicas, voces en conserva y palabras repetidas. Ya nunca serán otra cosa que la impronta de archivos que dejaron de su memoria. Seguramente no fueron totalmente así, como ahora los recordamos, pero eso es lo que quedó al morir. Esos son los esqueletos de sus idearios y como los huesos se consumirán podridos entre la ideas de otros que prueban a interpretar, a su manera, las palabras abandonadas en esta tierra.

Vivir, morir, tal vez soñar… y entre tanto reír, llorar, amar e incluso odiar, hasta que el último instante deje de nosotros sólo una película en corazones ajenos que ojalá deje un buen sabor de boca.

Guardadme un sitito en vuestras mejores pantallas.

No hay comentarios: