• Un votante del PP - Imagen extraída de las redes sociales. El otro día me enzarcé con un votante tradicional del PP que enarbolaba la acostumbrada mentira cavernaria de que ...
    Hace 3 días

viernes, 27 de abril de 2012

L'AVE cap a Madrid



L'AVE CAP A MADRID

Cada nit
a Sans hi te parada
un AVE cap a Madrid
ple de bones esperances
que mai no tornarà

hi dur la llet d'un infant,
les dents de la iaia,
el futur del teu fill
i se’n va de matinada.

Veloç i ignorant
puja les serralades
allunyant el nostre esforç
de les nostres jornalades

Un dia hi vaig pujar
la meva osada derrotada
i en arribar a Lleida
en van deixar a la andana.

-Vull seguir amb el meu equipatge
fins a la fi del viatge.
Però el meu bitllet no servía
només els que hi porten esperances.

Cada nit
a Sans i te parada
un AVE cap a Madrid
que surt de matinada.

Imatge treta de  www.nesthostelsbarcelona.com

domingo, 22 de abril de 2012

Mis recomendaciones para Sant Jordi



Mañana es Sant Jordi y no quería dejar de hacer algunas recomendaciones que se salen de la línea habitual de los medios.
Mi primer consejo es para “El Espíritu del Lince” de Javier Pellicer. También es el último libro que he terminado de leer y que me ha convencido plenamente. Sé que muchos dirán que mi recomendación responde a mi amistad con el autor, pero se equivocan.
Recomiendo este libro a los amigos de la novela histórica. Está muy en la línea de Mika Waltari, aunque su ritmo es mucho más veloz. El autor se ha empapado del periodo a describir y se percibe, desde la primera página, el gran trabajo documental del autor. Los personajes son muy humanos y mutan con los avatares de la vida. Aunque en este punto hay dos de esos cambios que necesitan una mejor explicación, sin embargo eso es una minucia frente a la épica de la historia.
El libro también contiene una historia de amor, de esas que ya sabéis que yo no soy muy partidario, pero que no satura el relato y, sin embargo, aproxima la historia también a aquellos lectores más aficionados a otros tipos de lectura, haciéndola apta para todos los públicos.
A Javier le diré que me quedo con el Icórbeles estratega e idealista… y creo que él me entenderá.
“El Espíritu del Lince” es pues mi primera recomendación.
La segunda no es una novela y puede que sea uno de esos libros que a primera vista puede producir un cierto rechazo, pero que una vez dentro de la lectura abre la vista a un mundo fascinante de conocimientos irrelevantes, pero que te atrapan. Me refiero a “En Casa” de Bill Bryson. Par los que leyeron en su día “Una breve historia de casi todo” y ya conocen la facilidad de este autor para conectar con el lector, creo que no tengo mucho que explicar. En esta ocasión, con la excusa de hablarnos del propio domicilio del autor, nos introduce en el mundo de la historia de los materiales y los inventos en un majestuoso paseo por, especialmente, Inglaterra y los Estados Unidos. Es posible que algunos personajes pudieran perecernos lejanos así de entrada, pero la habilidad narrativa de Bryson termina por convertirlos en alguien de nuestra familia. Tanto es así que cuando llegué a la página 604 y se acabó el libro sentí una enorme tristeza por tener que abandonar sus páginas.
“En Casa” es pues mi segunda recomendación.
El tercero tampoco es una novela y es un libro aún más reciente que los anteriores, aunque en cuanto a valor para mí está algo más alejado que los anteriores. Se trata de “Así  se Manipula al Consumidor” de Martin Lindstrom. Al principio lo adquiría aún teniendo un pleno convencimiento de que no me iría a contar demasiadas cosas nuevas, pero me equivocaba. La capacidad para sorprenderme y abrirme los ojos le ha dado la categoría suficiente para lograr está recomendación. Sobre todo en un momento en que se nos manipula no solo como consumidores de productos de consumo sino también de la aceptación de absurdas políticas económicas
“Así se Manipula al Consumidor” es pues mi tercera recomendación.
Mañana podréis comprar la  tradicional rosa a vuestra amada y el  tradicional libro a vuestros seres queridos, estos son mis sinceros consejos y aunque dicen que sobre gustos no hay nada escrito, yo debo insistir en que eso no es cierto. Y el que no me crea puede cerciorarse leyendo el tercer libro.