• Un votante del PP - Imagen extraída de las redes sociales. El otro día me enzarcé con un votante tradicional del PP que enarbolaba la acostumbrada mentira cavernaria de que ...
    Hace 3 días

miércoles, 24 de febrero de 2010

Una de Merlín con patatas fritas


PREAMBULO

Hace unos días me puse a buscar información por Internet para ayudar a mi hijo en un trabajo sobre los Caballeros de la Mesa Redonda. Luego me enteré de que el trabajo era sobre un libro de recopilación de leyendas artúricas (muy guapo, por cierto). La cuestión es que la búsqueda me dio una nueva imagen de uno de sus personajes principales: el mago Merlín.

Las web’s y blog’s de la red de redes hacían referencia a leyendas y relatos sobre el mago muy interesantes, así que como resumen (a mi manera), de algunos de esos sitios, he elaborado la siguiente biografía. Espero que la disfrutéis.

PADRES

Hay tres líneas posibles a la hora de aceptar la genealogía primaria del mago Merlín:

  1. Merlín hijo del demonio Asmodeo y una monja.
  2. Hijo de una virgen.
  3. Hijo de una princesa de Dyved, hada o sacerdotisa druida. Que se quedó dormida una mañana de verano en una pradera de flores y fue fecundada por un genio llamado “Duz” y que era originario del bosque de Basalik, en las costas de Cambria.

Bueno, hay otra opción mucho más lógica, y es que Merlín nunca existiera. De hecho, aunque en algunos relatos se habla de la existencia de textos del mago y los datan sobre el año 400 d.C., los textos más recientes que hablan de él, datan del siglo octavo. Esa lejanía temporal y las creativas maravillas que se le atribuyen, no hacen muy fiable el relato. Sin embargo, si algunos bien pueden creerse a pies juntillas lo que cuentan libros como la Biblia, aceptar las leyendas Merlín no tendría que suponer un problema mayor.

ORIGENES

El nacimiento de Merlín se sitúa en el momento de penetración del cristianismo en las islas británicas. Se habla de que el obispo Gilas fue quien cristianizó al mago y druida conocido como “el Maestro”, pues eso es lo que significa Merlín.

En cualquier caso, Merlín fue preparado para atraer a los humanos al lado oscuro que todo hombre guarda en su interior (¡cómo se parece a Star Wars!), pero al crecer decidió hacer lo contrario y convertirse en un guía espiritual y consejero de reyes.

Merlín divulgaba que su padre habitaba en los cielos y que nació de una virgen, como citan algunos evangelios de Jesús, allá por las tierras de lo que hoy es Gales.

En algunas historias se dedicó a la arquitectura construyendo puentes, barcos y hasta el mismísimo castillo de Camelot. También se valoraban sus dotes astrológicas y adivinatorias que el rey de Francia, Luís el Gordo, hizo centro de su política.

Pero la historia de Merlín no es nada sin su pupilo más importante: el rey Arturo.

ORIGENES DE ARTURO

Arturo era hijo de Uther Pendragon, el segundo esposo de su madre Igraín, duquesa de Cornwall y, según algunos relatos, heredera de algunos supervivientes de la Atlántida (incluso, según otros, ella misma era atlante). Para otros Igraín era una hada. En cualquier caso seguro que era más evolucionada que sus maridos y, en general, que las gentes de la época… salvo Merlín, a quien se le atribuyen hechizos para llevar a buen puerto el nacimiento de Arturo.

Arturo tenía dos hermanastras, es decir, hijas de su madre y el primer Marido: Gorlois de Cornwall. Estas eran la famosa Morgana le Fay y Morcadés.

LOS PODERES DE MERLÍN

Las leyendas sobre el mago dicen que sus dotes proféticas y de adivinación, le hicieron anticipar hechos fundamentales de la historia como las Cruzadas, la Revolución Francesa, el final del poder temporal del papado, el fin del mundo… (creo que ya no hay nada más después). Cual superhéroe de la época, era capaz de hacerse invisible o tomar formas diversas, hablar con los animales, modificar los elementos meteorológicos… Pero eso sí, con mucho cuidado no fuese a ofenderse la madre Naturaleza, base de todas las creencias druídicas (y también de los pitufos).

Para ampliar sus dotes y su don de gentes, mantenía buenos contactos con hadas, gnomos y, algo único, con dragones. Para esto último le fueron muy útiles sus dotes artísticas ya que fue un maestro (dígase merlín) de la literatura en general y de la poesía en particular.

En fin, que si juntamos la parte merliniana de las leyendas artúricas y la mezclamos con los pitufos, podemos extraer la base de la película “Avatar” (da igual si es en 2 o en 3 dimensiones).

ROMANCE

Merlín se enamoró del hada Viviana y le construyó un palacio de cristal en un estanque de Concoret. El mismo lugar donde la “Dama del Lago” había criado a Lancelot. Como el amor llegó al mago cuando este era muy viejo y el hada muy joven, esta hizo un sortilegio en la Fuente de Juvencia que hizo rejuvenecer a Merlín. Después, el hada aprisionó al mago con su amor en el interior de nueve círculos, intangibles como el aire y duros como la roca. Y allí quedó por los siglos de los siglos…

LA VERSIÓN DE LA TRAICIÓN

La última batalla de Arturo, la de su muerte, mató muchas cosas en el espíritu de Merlín que fue a buscar refugio en el bosque de Broceliande. Ya no quería ver a humanos. Sin embargo aún tenía que dar cumplimiento a una profecía de la diosa Diana (¡Cielos, está no era romana!). La profecía se la hizo, como pago a sus servicios forestales, a un guardabosques llamado Dionais (¡Ay! A que aún saldrán Bubu y el oso Yogui). Esta afirmaba que su hija, Nimue-Vivian (ya nos han cambiado el nombre, esto de saltar de leyenda en leyenda…) aprendería el arte del antiguo saber del más sabio, porque este no podría resistirse a sus encantos y ya nada le podría negar. Así fue como se convirtió en el maestro de Nimue-Vivian o Viviana.

Cuando el hada hubo aprendido cuanto Merlín podía enseñarle, obró ingratamente y, atrayendo al mago hacia el interior de una gruta, lo aprisionó para la eternidad como ya quedó relatado.

LAS LEYENDAS NO PUEDEN MORIR

Dicen que la tumba de Merlín o Roca de Merlín, era conocida por los que fueron Caballeros de la Tabla Redonda, y que allí, bajo el supuesto influjo benéfico del mago, siguieron reuniéndose cada vez que iban a partir hacia una de sus nuevas gestas.

En otra versión Nimue es la hermana del mago, Geneida, hechicera como él, no hada. Y ambos se retiran a un torreón encantado del mismo bosque, donde pasarán sus últimos días estudiando los astros.

Y, como el amor debe tener su lado bueno, aún existe una tercera versión donde Nimue no encierra a Merlín, sino que custodia el secreto de su retiro en el citado bosque, al que fueron a refugiarse después, los últimos druidas.